historia, ciudad, mar del plata, politica, deporte, escenarios, mar, plata, playa, maronese, armando

TEATRO COLÓN

 

25 de abril de 1857

 

 ---Este día, sábado, se inauguró el primer "Teatro Colón" en la ciudad de Buenos Aires. Su historia se remonta unos cuantos años atrás, cuando en el "Hueco de las Ánimas", donde hoy día está el Banco de la Nación Argentina, frente a la Plaza de Mayo, se comenzó a construir un teatro desde 1804.  Se erigieron los muros exteriores de gran solidez y el local fue aprovechado en el año 1851 para ofrecer un baile a Manuelita Rosas.  Sarmiento, dijo después de Caseros, que la gran construcción abandonada le traía el recuerdo de las ruinas de las "Termas de Caracalla", en Roma.  El ingeniero francés, Carlos Enrique Pellegrini (1800/1875), formó una sociedad para construir por el fin el teatro y él mismo trazó los planos, comenzando las obras a principios de 1855.

  Demolió todo lo que había, menos dos grandes paredes exteriores y la sala y construyó según sus planos.  Con el nombre de Teatro Colón, se inauguró el sábado, 25 de abril de 1857, cantándose La Traviata, con la famosa soprano Vera Lorini en el papel principal.  La capacidad del teatro era para 2.500 personas y su entrada estaba sobre la calle Reconquista. Tenía 2 pisos con 80 palcos, la cazuela (a la que se entraba por la calle Rivadavia), donde iban las mujeres solas y finalmente, un piso para hombres solos con entrada por la calle Reconquista.  Colgaba del techo la araña central, con 450 luces a gas.  La gran araña llegó desde Francia, en octubre de 1856 y los periódicos comentaron que era del mismo modelo que la de la Ópera de París.  El techo principal era de hierro y pesaba 150 toneladas, el cual costó 6.000 libras esterlinas y había sido construido en Dublin por la casa Turner, la misma que había levantado en 1851 el Palacio de Cristal de Londres.  Las decoraciones fueron realizadas por los pintores italianos Georgi, Verrazzi y Cheronetti.  El telón de boca, fue pintado por el español Francisco Torres.  Este hermoso teatro funcionó como tal hasta el año 1887, fecha en la cual fue vendido en $ 900.000.- al Banco Nacional, como sede de sus oficinas. 

__________________________________________________


El 25 de mayo de 1908, fue inaugurado el "segundo Teatro Colón" de la ciudad de Buenos Aires con la ópera Aída, de Giuseppe Verdi, después de haber estado en construcción durante casi veinte años.  Su entrada principal se encuentra sobre la calle Libertad al 600, la boletería en Toscanini 1168 y dirección legal en Cerrito 618.  

   Es depositario de una larga tradición musical argentina comenzada en el siglo XVIII, más precisamente el 25 de abril de 1857.  Dueño de una acústica de referencia en el mundo, índice inequívoco de consagración y cita ineludible de quienes aman la música, el teatro Colón ha sido desde siempre un teatro venerado por los públicos y por los más grandes artistas.  Los sucesivos arquitectos que tuvieron a su cargo la imponente obra (Francesco Tamburini, Vittorio Meano y Jules Dormal) conciliaron en su diseño estilos tan disímiles como el ático-griego, que predomina en el exterior, y -en palabras de Meano- "los caracteres generales del Renacimiento italiano, la buena distribución y la solidez propias de la arquitectura alemana y la gracia, variedad y bizarría de ornamentación asociadas a la arquitectura francesa", hasta conformar un admirable ejemplar del estilo "ecléctico" del siglo XIX.  En rigor, el significado urbano del teatro Colón, excede el marco de una sala de espectáculos para figurar, junto con el Palacio de Congreso, la Casa Rosada y el antiguo edificio de Obras Sanitarias, entre los monumentos históricos más representativos de la Argentina.  

   Entrando por la puerta principal de la calle Libertad, una marquesina de hierro forjado recibe al visitante y un gran vestíbulo lo introduce en el Teatro.  Adornan ese vestíbulo, columnas con basamento de mármol rojo de Verona, recubiertas de estuco imitando el mármol "botticino", con aplicaciones de estuco dorado.  El hall, de 14 metros por 28, está coronado por un luminoso vitral en forma de cúpula, a 25 metros del suelo, realizado por la casa Gaudín de París.  El piso, con diseño de guardas y motivos decorativos, está realizado en mosaico de estilo veneciano.  Dos cabezas de león, talladas en piezas únicas, flanquean la escalinata de entrada, construida en mármol de Carrara.  Mármoles amarillos y rosados de Siena y Portugal, dan distintos matices de color y textura a la balaustrada.  Sucesivas escalinatas, enmarcadas en vitrales de Gaudin, llevan a los niveles superiores.  Una entrada principal y dos laterales, dan acceso a la sala.  Está construida con curva "a la italiana", en forma de herradura algo alargada, tiene 75 metros de largo total con 38 metros desde el fondo de la platea hasta el telón.  

   La sala une a las características ideales de la resonancia italiana y la claridad francesa, un elemento imponderable y único que ha convertido al Teatro Colón en favorito de muchos grandes artistas.  Un gran "plafonnier" de bronce en semiesfera ilumina la sala con 600 lámparas.  Un centenar de apliques de bronce con tulipas de diseños múltiples y numerosas cajas con luz indirecta, sumados al rojizo y fresa de la tapicería y al oro pálido y marfil antiguo de los elementos de decoración, otorgan a la sala un tinte cálido y acogedor.  

   La platea está formada por 632 butacas de hierro forjado y madera, tapizadas en pana y dispuestas en veintidós filas, divididas en dos por un corredor central.  La generosidad de las dimensiones del teatro, permite el paso cómodo de espectadores entre las filas, sin molestar al público ya sentado.  Se elevan desde la platea tres niveles de palcos: bajos, balcón y altos. Construidos a la francesa, abiertos y con divisiones bajas, una cortina de brocato de seda color rosa viejo los separa de su antepalco, amoblado con banquetas, espejos y percheros.  Los pisos superiores reciben los nombres de "cazuela (con espacio de pie tradicionalmente destinado a las damas)", "tertulia (con espacio de pie para caballeros)", "galería" y "paraíso".  A las localidades con asiento, se suman más de mil quinientos lugares para espectadores de pie, distribuidos en esos cuatro niveles.  A 28 metros de altura, la sala está coronada por la cúpula realizada en 1966 por el gran pintor argentino Raúl Soldi.  Los personajes que representan la obra de la misma, ilustraron también el ballet que sobre las "Arias y danzas antiguas" de Respighi, se representó en la sala el día de la inauguración de la nueva pintura, el 25 de mayo de 1966.  

   El tradicional paseo durante los intervalos permite la visita a los grandes salones del Colón.  El "Foyer o Galería de los Bustos", decorado con bustos de compositores realizados por Luis Trinchero y con el importante grupo escultórico llamado "El secreto", de Eberlein, comunica con el "Salón Blanco".  De estilo de Renacimiento francés, se trata del antepalco de la platea balcón en funciones oficiales y se utiliza frecuentemente para reuniones formales, conferencias y agasajos.  Dos grandes galerías, coronadas por vitrales, ofrecen una vista amplísima del hall de entrada y conducen de la "Galería de los Bustos" al "Salón Dorado".  Lugar preferido de encuentro, el "Salón Dorado", es de inspiración francesa, reminiscente del Grand Foyer de la Ópera de París.  El dorado a la hoja de su decoración, las columnas talladas, las arañas, los vitrales de Gaudin con imágenes de Homero y Safo y el refinadísimo mobiliario, son reflejados por una sucesión de espejos que potencia su fastuosidad.  Convertido ya en una sala con vida propia, el "Salón Dorado" es centro permanente de conciertos de música de cámara, conferencias y exposiciones paralelas a la actividad de la Sala.

   De proporciones colosales, el escenario del teatro Colón es su quintaesencia.  Por lo demás, la prodigiosa alquimia entre el escenario y la sala, ha producido una acústica legendaria.  Las medidas del escenario son: Ancho: 35,25 mts.; profundidad: 34,50 mts.; ancho de la boca (línea del telón): 18,25 mts.; altura de la boca (línea del telón): 19,25 mts.; altura: 48 metros; inclinación: 3 cm. por metro; disco giratorio: 20,30 mts. de diámetro; foso: 38 metros por 6 metros.  El foso de la orquesta tiene capacidad para más de un centenar de instrumentistas y esta dividido en cinco sectores que pueden elevarse hidráulicamente hasta el nivel del escenario.  El disco giratorio posibilita cambios de escenografía y efectos especiales de puesta en escena.  La consola de iluminación computarizada, está ubicada en uno de los palcos bajos "avant scène".        
Ver:  25-4-1857.

***